Opinión

Investigadores van a la caza de nuevos genes en Cáncer de Mama

By  | 

El Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama ha llegado a la conclusión de que el éxito de las terapias presentes y futuras contra el Cáncer de Mama vendrán de conocer cada día mejor la naturaleza intrínseca de las distintas categorías de tumores o subtipos.

Durante este viernes, 17 de junio, y sábado posterior, se reunieron en un conocido auditorio de Madrid un grupo de 240 especialistas en Cáncer de Mama, siendo la mayoría oncólogos médicos, junto a algunos radiólogos oncológicos.

José Enrique Alés

Nueve años de RAGMA

Para difundir el contenido de la reunión RAGMA, sus organizadores convocaron a los medios de comunicación este viernes, siendo el doctor José Enrique Alés Martínez, oncólogo del Complejo Asistencial de Ávila Nuestra Señora de Sonsoles, el principal conductor del acto.

Justificó el facultativo la necesidad de la rueda de prensa porque los grupos investigadores no sólo deben profundizar en el conocimiento científico, sino también extender los hallazgos efectuados y conclusiones hacia el resto de profesionales sanitarios y la población en su conjunto. De esta información, compartida, aseguró el ponente, es posible llegar a terapias más específicas para cada tipo de paciente.

Por otro lado, Alés Martínez consideró necesario decir algunas palabras sobre el lema de RAGMA en su edición de 2016: “Genes, la necesidad de seguir avanzando”. Según detalló, es necesario hacer converger el conocimiento de la composición molecular de cada tumor con el perfil genético de cada paciente. Según su argumentación, es el conocimiento del fenotipo molecular, que se identifica en el momento del diagnóstico, la información más valiosa que actualmente se puede tener para hacer una hipótesis de pronóstico y optar por el cauce terapéutico más idóneo en cada caso.

Para hacer más comprensible su exposición, el doctor Alés se centró en el cáncer de mama hereditario, presente en el 5-10% de las pacientes y coincidentes con mutaciones en BRCA 1 y 2. Un campo que, como se comentó en RAGMA, se está abriendo a un concepto de plataformas multigénicas, que permitan pensar en un papel más activo desempeñado por otros genes que se están empezando a conocer. Esta profundización en los aspectos genéticos podrá desembocar próximamente en nuevos diagnósticos, pronósticos, tratamientos y medidas tanto preventivas como predictivas.

Pedro Sánchez Rovira

Seguir investigando

A las anteriores tesis se apuntó el oncólogo del Complejo Hospitalario de Jaén, Pedro Sánchez Rovira, para quien únicamente investigando por estos cauces novedosos es posible seguir incrementando las tasas de curación y supervivencia global de la enfermedad precoz, por un lado, o acentuar el control del tumor con mayores garantías de calidad de vida para la paciente, en los casos de enfermedad avanzada.

La oncóloga del Hospital Universitario de Donostia Isabel Álvarez, por su parte, dio respuesta a una pregunta de Acta Sanitaria sobre el momento en que, cuando se trata de pacientes con cáncer de mama, se puede hablar de enfermedad cronificada, muy activa o, tristemente, sin buenas expectativas. En ese punto, y con las lógicas cautelas, Álvarez se mostró positiva al afirmar que el número de tumores curados cada vez es más amplio. Sin embargo, también advirtió que se trata de una patología de largo seguimiento en la que, a veces, no se puede contar contratamientos útiles.

Steven Vogl

Durante RAGMA 2016 también se prestó especial atención al tratamiento hormonal adyuvante posterior a la cirugía, que parece reducir recaídas o el beneficio asociado al doble bloqueo con terapias anti-HER2, en tumores HER2 positivo, en fases iniciales, antes de pasar por quirófano.

Del CNIO a Nueva York

La rueda de prensa también contó con otras figuras de la Oncología Médica, nacional e internacional. Entre ellos estuvieron el oncólogo del Hospital Montefiore de Nueva York, Steven Vogl, y la investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Ana Osorio. Mientras que el primero compartió con los periodistas su profundo conocimiento sobre el cáncer de mama, a través de masivos congresos de especialistas en Estados Unidos, también confesó que le había enseñado mucho la propia enfermedad que desarrolló su mujer. En cuanto a la cuestión del cribado con mamografías, Vogl estimó que sigue siendo un tema controvertido, en su país y en el resto del mundo, siendo convenientes en cada caso y según cada mujer.

Por su parte, la doctora Osorio explicó los análisis que se realizan en el CNIO, a demanda de oncólogos de toda España para saber, mediante un exhaustivo uso de la secuenciación masiva, que genes empiezan a ser candidatos a provocar mayores riesgos de desarrollar la enfermedad.

Ana Osorio

Pacientes y ensayos clínicos

La presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), Montserrat Domènech, se refirió al cáncer de mama como una enfermedad agresiva, compleja y tan variada como son las pacientes que la padecen. Por esta razón, consideró imprescindible seguir contando con grupos de investigación colaborativa como Geicam. Sin embargo, la responsable de la Federación dio por asumido que los grupos investigadores no pueden hacer su trabajo en solitario. Por ello pidió el necesario apoyo por parte de las administraciones sanitarias y también que las mujeres se movilicen para participar en los ensayos clínicos, base del conocimiento que permite disponer de nuevas terapias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *