Opinión

Editorial. Dolors Montserrat, Ministra de Sanidad.

By  | 

Estamos de acuerdo con los que ya han manifestado que la nueva ministra de sanidad no va a tener cien días de cortesía para aterrizar, se tiene que poner manos a la obra  ¡ya!. Es de suponer que habrá habido un traspaso de temas pendientes en el ministerio y que la ministra debe de finalizar cuanto antes los nombramientos del que va a ser el equipo en el que apoyarse.

En nuestra opinión mal ha empezado con dos de sus primeras declaraciones: «voy a reunirme con los médicos» y «soy el acento catalán del gobierno», mal. La primera porque hay más profesiones sanitarias igual de importantes que la de ser médico y porque creemos que la primera reunión que debería tener es con el Consejo Interterritorial, en donde se vería las caras con los consejeros de sanidad de todas las comunidades autónomas y escuchar de primera mano sus demandas, y luego, si, los encuentros con los diferentes colectivos de profesionales sanitarios. Por otro lado, decir que es el acento catalán del gobierno no puede significar de una forma más clara, el perfil político de la ministra Montserrat. Iniciamos una legislatura de Pacto y negociación, Rajoy lo sabe y la ministra también. No en vano ha sido una de las negociadoras del pacto de investidura con el partido Ciudadanos. Pero el talante no será suficiente y deberá rodearse de un gran equipo de asesores para hacer frente a la precariedad del empleo en los servicios de salud de las comunidades autónomas y a temas urgentes como la derogación del R.D. de prescripción enfermera que tiene a la greña a médicos y a enfermeros.

Y como no, ahora que tanto se habla del empoderamiento del paciente, tenga el gesto cuanto antes de hablar con las asociaciones de usuarios, de pacientes, ellos son el centro de nuestro sistema sanitario.

Sra Ministra, por nosotros no va a quedar, ¡suerte! porque la va a necesitar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *