Noticias

Los padres del niño con difteria se sienten «engañados» por los grupos antivacunas

By  | 

Padres del niño con difteria se sienten engañados

Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. / Archivo

El secretario de Salud Pública explica que están destrozados» y que «tienen un profundo sentimiento de culpabilidad»

El pequeño comienza a responder al medicamento aunque sigue grave

Los padres del niño de seis años de Olot (Girona) con difteria que está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona están «destrozados y se sienten engañados» por los grupos antivacunas, que les convencieron para no inmunizar a su hijo.

 

MÁS INFORMACIÓN

La Generalitat, partidaria de que la vacunación sea obligatoria

Una enfermedad que ataca a los niños y se contagia por la respiración y los estornudos

Lo ha explicado este viernes en una atención a los medios el secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, que ha destacado que conoció a los padres la mañana de este jueves en el Vall d’Hebron, donde se desplazó con el conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz. «Son encantadores y tienen un profundo sentimiento de culpabilidad que les intentamos quitar», ha destacado Mateu, que ha añadido que Salud no se ha planteado en ningún momento responsabilizarles de los gastos del tratamiento ni del dispositivo de búsqueda del origen del contagio.

 

El niño infectado ha comenzado a responder a los medicamentos antitoxina que le están suministrando en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, aunque su estado sigue siendo muy grave, según ha informado Antoni Mateu.

 

El niño continua ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital barcelonés, donde ingresó el pasado 30 de mayo tras confirmarse que estaba infectado por la bacteria de la difteria.

 

Los médicos que le atienden le han suministrado varias dosis del medicamento antitoxina que tuvieron que traer desde Rusia porque en España ya no había, dado que el último caso de difteria se diagnosticó hace 28 años en España y se creía erradicada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *